La esclavitud que nadie ve

Columna de

Héctor Manuel Pérez Cuéllar

En pleno siglo XXI, vemos y no queremos ver con una naturalidad, una Esclavitud que nadie detecta o pone atención, eso se llama Trata de Personas, el Crimen Organizado tiene un negocio redondo, pues en la elevada migración que tenemos, los delincuentes conjuntamente con Autoridades corruptas hacen su agosto.

Esta conducta delincuencial, se le conoce desde hace más de dos siglos, existen innumerables convenios internacionales para combatirlo, pero en la práctica las Organizaciones Criminales, son cada día más sofisticadas con una estructura empresarial, donde unos captan, otros trasladan, otros guardan y finalmente otros reciben.  

Estas Organizaciones, muchas de ellas son con fachada familiar, varias los hacen como una actividad que se encuentra camuflada en actividades, como de modelos, en el caso de mujeres que provienen del Viejo Continente, pero hoy es multifactorial, pues la migración de Centro y Sudamérica es enorme.

Las redes, son difíciles de desmantelar, tienen conexiones con el exterior, por ejemplo, lo vemos con la Yakuza 

Japonesa o las Triadas Chinas, que en cualquier País tiene contactos del tráfico humano y prostitución, cuantos, de nosotros, no vemos que existen un número indeterminado de negocios, que tienen ciudadanos de esas naciones, pero los vemos como algo ya natural.

Lo mismo sucede, para los negocios de prostitución, que al amparo de las Mafias locales y de las Autoridades, son toleradas sus actividades, en ello como se dice bajo el amparo de la oscuridad; los negocios conexos que se tiene lo sabemos, son el Tráfico de Estupefacientes, que van de la mano, muchos de los negocios con protección de la Autoridad, mediante jugosas cuotas.

Se puede afirmar, que estas conductas, como la prostitución en nuestra sociedad, muchas veces lo toleran y no lo condenan, pues es tanto el arraigo que se ve normal; pero en la persona quien se prostituye, hay varias preguntas, saben que pierden su autonomía de decidir cuándo, con quien, como y bajo qué, condiciones realizar la actividad, es ahí que las Organizaciones Criminales, convierten esto en delito y esclavitud.

Los famosos giros negros, está de más decirlo, están por cualquier zona de nuestras ciudades; aquí en Puebla, es una lástima ver el comportamiento social, que pueden circular en el centro de nuestra ciudad y, ven realizar esta actividad, de prostitución sin recato alguno y, con la complacencia de la Autoridad que es omisa a ello. 

La elevada miseria, en nuestra población y el cumulo de necesidades, acercan a los tentáculos del Crimen Organizado, a los jóvenes sin distingo de sexo, muestra de ello, lo más reciente, la forma ruin, de un Diputado para convencer a un joven, de sus pasiones deleznables, esto también de alguna forma es trata de personas, cuantos han pasado por ello, cuantos en otras formas se han convertido en víctimas.

El oportunismo político, no tiene reparo, los candidatos que ya se encuentran en campaña, firman desplegados de compromiso de protección de no sé cuántas cosas, pero que al paso del tiempo simplemente se olvidan de ellas, las víctimas son olvidadas, la reparación del daño se disipa con el tiempo; en fin, el jodido, jodido queda, sino, es que más.

Los daños psicológicos, emocionales y físicos, son una huella que en las víctimas quedará imborrable, que tipo de Política Pública tenemos para ello, que se está corrigiendo en la materia, para que la Trata no digo se erradique pero que se debilite su accionar.

En pasadas columnas, trate el tema de la Trata, bajo la Optica, de tener un estado vecino como Tlaxcala que, en la población de Tenancingo, su principal actividad como lo describo, en líneas anteriores es de corte familiar, con ramificaciones en Norteamérica; cuantas poblanas fueron víctimas de estas Mafias, cuantas han podido reencontrarse con sus familias y, cuantas se han perdido para nunca volver.

Europa, combate el delito de Trata de Personas, con mucha severidad, ellos actúan en consecuencia del número de pérdidas de mujeres para la prostitución, por ejemplo, España ocupa el tercer lugar, después de Tailandia y Puerto Rico, para nuestro País cual sería el lugar que ocuparía, donde la Autoridad está más preocupada por las constantes luchas políticas, que la Gobernanza de la Nación.

Este Tráfico Humano, también lo realizan con los propios mexicanos, cuántas mujeres, jóvenes, niños y niñas, son usadas para el trabajo doméstico, con tintes de esclavitud; los funcionarios, a los que les toca realizar el análisis de nuestra sociedad y su avance, tienen una gran tarea por realizar, muchos hogares lloran en silencio, la perdida de algún familiar por este flagelo social, de la Trata de Personas.  

Y se preguntaran, porque existe y persiste este negocio de dolor humano, la respuesta es muy fácil, quien paga es el responsable.

    “La primera víctima de la guerra es la verdad”. (Hiram Warren Johnson)

Tus comentarios: hepercu@hotmail.com

hectormanuelperezcuellar@gmail.com

Twitter. – @hector_mperez

Instagram. – Héctor Manuel Pérez Cuéllar

Facebook. – Héctor Manuel Pérez Cuéllar.

A %d blogueros les gusta esto: