Cuando la violencia toca la puerta

CAUSA Y EFECTO

Por José Antonio de la Vega Moreno

La pregunta recurrente que nos hacemos es: Quién infiltró a quién, la política a la delincuencia organizada o la delincuencia organizada a la política.

Quién tocó la puerta de quién.

Hoy, hasta se presume que puede existir inyección de recursos de procedencia ilícita a campañas políticas que concluyen el próximo seis de junio.

Muestra de ello, es la existencia de un personaje que se mueve en la zona de Tecamachalco -zona roja- Antonio Valente Martínez Fuentes alias “El Toñin” que es uno de los más activos en la región de forma delincuencial.

Casualmente, su actividad coincide con la aspiración por tercera ocasión del panista de toda la vida, Inés Saturnino, que luego de no obtener la designación del Partido Acción Nacional – el instituto político de sus amores- irá por Pacto Social de Integración.

Es decir, el poder por el poder.

El impresentable Inés Saturnino, falló en sus administraciones. 

Nunca tuvo el control de la seguridad y sí, en cambio, la inseguridad creció. 

Solapar a delincuentes, solapar la impunidad y solapar sembrar terror en este triángulo rojo, no debe estar permitido, menos cuando a la vuelta de la esquina está por llevarse acabo el más grande proceso electoral de la historia.

Ojalá se ataque de manera frontal a la delincuencia organizada, ojalá se le corten sus tentáculos delincuenciales que puede llegar hasta donde se lo proponga.

El famoso “Toñin” tiene que pagar. Ser capturado. Asignatura pendiente de parte de las autoridades estatales.

La Fiscalía General del Estado tendrá que actuar de forma eficiente , antes  de que llegue la sangre al río en la elección del próximo seis de junio.

Ya salieron nombres a relucir cómo los aspirantes Jacobo Román quien busca la presidencia municipal de Palmar del Bravo y Alejandro Martínez de Quecholac, de los cuales el gobernador del estado, pide se les investigue.

Y los que faltan por salir.

Las zonas rojas en el mapa político  electoral son varias, son extensas y cerca de la capital poblana: San Martín Texmelucan, Tepeaca, Huejotzingo, Libres, Oriental, entre otras.

Tal parece que la inseguridad en nuestro estado, es un cáncer, lacera, avanza y carcome todo lo que toca, por esto último habremos de blindar el proceso electoral en Puebla.

Por esos detalles puede irse poniendo cada ves más peligrosas las elecciones del seis de junio.

Aquí es cuando decimos, que la violencia toca a la puerta y tenemos que frenarla para evitar elecciones manchadas con la participación de la delincuencia organizada.

Al tiempo.

A %d blogueros les gusta esto: