Lo bueno, lo malo y lo feo

CAUSA Y EFECTO

Por José Antonio de la Vega Moreno

Para los poblanos el golpe de timón del gobierno del estado en torno al esquema y estructura de la secretaria de seguridad pública es marcado entre un antes y un después.

Lo bueno, es la purga que desarrolló el gobernador del estado, Luis Miguel Barbosa Huerta, a la limpia exhaustiva en seguridad pública.

Con ello queda claro que no se tolerará la corrupción, el influyentísmo, ni mucho menos el desorden público en instancias públicas.

El encargado de la supervisión y revisión de las cárceles cesado. El Director del CERESO de San Miguel, cesado.

El sistema de seguridad se cimbró, vamos, un tsunami arrolló todo negativo a su paso.

Primero orden en la Secretaria de Movilidad y Transporte, de dónde por cierto, a las afueras de sus instalaciones se advierte presencia policiaca.

Lo malo, es que pese a ser separados quienes llevaban la seguridad de los poblanos como Raciel López, no sabremos o quizá me equivoque cuáles serán los cargos que se les impute por lo realizado en materia de seguridad pública.

Lo feo, es que, en manos de quién se depositó la confianza para aplicar las estrategias y programas de seguridad pública estatal.

Aunado a ello, falta limpia en cárceles como Tehuacán, San Pedro Cholula y una que otra comisaría que aún despacha el grupo Chiapas.

Suma y resta.

La entrega pasada advertimos que algunos candidatos a puestos de elección popular sumaban y otros francamente restaban.

Suma: Sergio Salmón Céspedes, sin duda alguna el presidente municipal de Tepeaca, es un político altamente calificado en su administración, buenos números, mejores resultados y ahora busca ser candidato a diputado local por distrito 13 por el partido de Morena.

Resta: Damián Momox candidato a presidente municipal de San Pedro Cholula por el Partido Encuentro Solidario. Asesor del sindicato del IMSS sección uno Puebla, señalado como el más corrupto de la historia. Cómo haría para convencer a Paco Ramos y Fernando Manzanilla para lograr su cometido. Aunque la marca de corrupción e influyentísmo nadie se lo quitan a Damián Momox.

A %d blogueros les gusta esto: