Columna de

Héctor Manuel Pérez Cuéllar

    Los actores de la Geopolítica son los responsables; en mucho de las diversas modalidades que hay, desde lo legal a lo ilegal en las economías, los Gobiernos; están obligados a tomar medidas de carácter Jurídicas; la globalización, es el instrumento de economías desarrolladas y las que se encuentran en construcción y fortalecimiento para mejorar sus condiciones de vida.

    El Narcotráfico; es por mucho el factor de complicadas reglas de protocolos Diplomáticos, y proporciona el poder necesario a los dueños del capital, para erigirse como verdaderos supra Estados. 

    En el 2006; el expresidente Felipe Calderón, inicio una guerra contra el Narcotráfico, con los resultados que todo mundo conocemos, desastrosos en todo el territorio Nacional, convirtiendo al País en un cementerio y la incertidumbre, de miles de familias sin saber de sus familiares desaparecidos.

    El fenómeno del Narcotráfico; se ha convertido, en uno de los más difíciles de combatir por parte del Estado Mexicano, su poder corruptor ha infiltrado y penetrado los estamentos oficiales y privados, con el dinero en grandes cantidades proveniente de este negocio tan grande que tiene implicaciones hemisféricas.

    México y Colombia; son socios desde hace un gran tiempo de las organizaciones de allá y aquí, de este negocio tan productivo que es el Narcotráfico, la privilegiada Región es una gran ruta, da lo mismo por mar que por vía aérea o todo lo que se les acurre para traficar.

    El pacífico mexicano; es el receptor en sus playas, de grandes cargamentos de droga, que bien son detectados algunos, o en su defecto son ganchos, para realmente pasar los que importan a esta criminalidad globalizada.

    Norteamérica; es el principal consumidor de drogas, pero como dice el dicho, tira la piedra y esconde la mano, siempre pretende erigirse como el gran salvador de la democracia, y tiene la fama mundial de sentirse el Policía del mundo, vigilando todo aquello que siente que afecta sus intereses económicos, porque perdónenme pero todo lo que huele a intervención tiene implicaciones económicas.

    Las Agencias de Inteligencia; de los Estados Unidos, siempre han estado en territorio nacional, saben en donde se encuentran los varones de la droga que comercializan en nuestro País, la cooperación de la DEA, CIA y las demás agencias, mantienen informadas a las autoridades, nada se desconoce, pero el caso de Culiacán tenía intenciones de forzar al Presidente de continuar con la guerra contra el Narcotráfico, mediante la Operación Galeón.  

    La cooperación de ambas naciones; es permanente, se habla de la reciente falla en la detención de Ovidio Guzmán, pero nadie habla de lo que acontece en Michoacán y sí mucho me apuras; que está aconteciendo en Puebla, donde hasta hace poco era un paraíso del lavado del dinero, acaso las pasadas administraciones no conocían de ello.

    Hablar de Narcoterrorismo; es delicado sin ver el contexto que implica señalar que en base a ello se intervenga por Norteamérica a México, nadie pero nadie en su sano juicio quisiera a los vecinos en nuestra Nación.

    Mas sin embargo; si es importante señalar que está política del Presidente de abrazos y no balazos, está dañando tanto el prestigio de todos los mexicanos en el contexto Internacional; y que cuando se habla, de considerar a los Narcotraficantes como Terroristas, es darle el grado que les corresponde por nosotros; y hago énfasis en ello, a estos personajes peligrosos que debe combatir con firmeza y con toda la fuerza del Estado Mexicano, y no por los Extranjeros.

    Mientras se piense; que toda solución radica en el centro del País, estaremos equivocándonos permanentemente, la solución se encuentra en cada Municipio que por su debilidad es la más afectada cuando de Seguridad se habla, pero que en el discurso siempre está en el abandono cada Municipio del País.

    El combate a las Organizaciones Criminales; se debe de generar con gran firmeza, pero acompañadas de una gran política para restablecer el Tejido Social, nada es mejor para generar un caldo de cultivo de criminales; que la marginación, pobreza y falta de oportunidades, la rabia que generan estos factores solo se entienden viviéndolos.

    Cada rincón de nuestro México; entonces para los que anhelan la intervención, son poblados de Terroristas, les digo no se confundan; la Inseguridad, ha provocado que veamos tablas de salvación equivocadas, la razón indica que los que tienen la responsabilidad de actuar, deben hacerlo con profesionalismo y generando confianza en el ciudadano, y no pedir intervenciones equivocadas de una inacción de las mismas, y que nos salven fuerzas extranjeras.

    Los Terroristas; tienen como lo define las Ciencias Sociales crear terror, pero invariablemente tienen connotaciones políticas, muy distinto al Narcotráfico lo cual no contiene acciones destinadas a la propagación del odio étnico, religioso o político. 

    Considero; que sí, el Gobierno Federal tendrá que reconsiderar su actuar para el combate al Narcotráfico, las condiciones de nuestro País; para el trasiego, o en su caso ahora, la elaboración de drogas sintéticas es muy rentable, que deben hacer, hay muchas acciones que se pueden poner en práctica, experiencia en ello tenemos de sobra, además nada es inventarlo ya se tiene solo ponerlo en operación.

    Es conveniente; que como buenos mexicanos, nos pongamos una bolsa de hielo en la cabeza, para observar el actuar del Gobierno y no nos convertirnos en agoreros de la desgracia, que puede implicar el traer fuerzas militares extranjeras a nuestro amado México.

    Y si mucho me apuras; te voy a comentar que el Narcotráfico, a los que más los beneficia es a los vecinos del norte, ahí están los consumidores entonces mejor exijamos Políticas a Norteamérica de control de los consumidores y algo de mayor importancia la exportación de armas a nuestro País.

    “La prohibición no ha causado más que problemas”.

Tus comentarios: hepercu@hotmail.com

A %d blogueros les gusta esto: